Las mallas electrificadas funcionan con un energizador que eleva el voltaje al grado de dar una gran descarga eléctrica a aquella persona que la toque o intente dañarla. Provoca un adormecimiento muscular por minutos sin ser de peligro para la vida.



Son sistemas diseñados para funcionar de forma constante las 24 horas del día, además de que cuentan con un interruptor para poderlos apagar momentáneamente ante cualquier mantenimiento, labores de decoración, pintura de bardas y demás.



Se recomiendan para todo tipo de industrias, hogares, estacionamientos, escuelas, oficinas, negocios y otros lugares ya que son equipos sumamente adaptables. En Grupo Ramírez tenemos este tipo de cercas en su versión más vanguardista y funcional para que protejas tus espacios de forma profesional. Llámanos con la finalidad de asesorarte al respecto.